Terapéuticas



Insuficiencias
vasculares
Infecciones
Lesiones
Intoxicaciones
Etc.


Consúltenos


  

  
  
  


Novedades


    

MONOXIDO DE CARBONO, UN ASESINO SILENCIOSO

Cuando llegan los primeros fríos, desgraciadamente comenzamos a enterarnos por los medios, de los primeros accidentes fatales producidos por un gas sumamente venenoso, el monóxido de carbono.
Mar del Plata es una ciudad que, por sus características de ciudad de veraneo, es particularmente susceptible del ataque de este gas venenoso, que no distingue edades ni clases sociales. Los departamentos o casas permanecen cerrados por mucho tiempo, y cuando el morador vuelve a habitar la vivienda o la habita por primera vez desconoce el estado de los calefactores, calefones, estufas, etc. y en especial sus sistema de ventilación los que se pueden haber alterado durante la ausencia (corrosión, nidos de aves o insectos. Etc)
El monóxido de carbono se puede producir en cualquier lugar, basta que exista materia combustible, una llama y una mala ventilación. No debe confundírselo con el gas natural o el gas envasado que de por sí no son tóxicos, pero que sí pueden ser explosivos y en caso que se liberen en ambientes totalmente cerrados, pueden desplazar al oxígeno produciendo hipoxia. Estos gases "mal quemados" producen el monóxido de carbono.
Lo llamamos "asesino" silencioso, porque ataca artera y subrepticiamente, sin síntomas previos, no tiene sabor, ni olor, ni color. Se produce en las combustiones incompletas o sea cuando se quema cualquier materia orgánica, con una falta parcial de oxígeno. Este déficit de oxígeno se puede deber a la mala ventilación, al mal funcionamiento del artefacto de combustión o al deficiente sistema de extracción de los gases de combustión. También los motores de combustión interna son una fuente de producción de monóxido de carbono.
Este gas, al ser respirado, produce una intoxicación en la sangre y en los tejidos que, a no ser que la victima sea retirada de inmediato del ambiente rico en monóxido de carbono y tratada médicamente en forma perentoria, pude llegar al desmayo, coma y muerte. Es un gas tan tóxico, que la máxima cantidad permitida en el aire de los ambientes de trabajo, es de 30 partes por millón, esto significa: treinta partes de monóxido en un millón de partes de aire, lo que equivale a una concentración del 0,003%.
En el caso de que no se realice el tratamiento adecuado, el accidentado puede fallecer o quedar con secuelas neurológicas permanentes. La terapia de elección en los casos graves de intoxicación por monóxido de carbono es el tratamiento en cámara hiperbárica, donde la celeridad con que se realiza el tratamiento juega un papel fundamental en el pronóstico de la afección.
¿Cómo prevenirnos?
Damos a continuación alguna serie de reglas fundamentales para evitar el envenenamiento por monóxido de carbono.
1. Todas las instalaciones de artefactos de gas deben ser realizadas por personal IDÓNEO, debidamente matriculado.
2. Los artefactos deberán estar aprobados para el uso al que se lo destina.
3. Revisar periódicamente los artefactos para garantizar su correcto funcionamiento, en especial las chimeneas y tiros balanceados a los efectos de eliminar obstrucciones, si las hubiere.
4. Debe asegurarse una ventilación adecuada de los locales.
5. Nunca colocar calefones de cualquier tipo o termotanques en baños o en ambientes cerrados.
6. Los calefactores serán preferentemente del tipo "tiro balanceado" colocados por personal matriculado y a los que se les haya hecho una revisión periódica.
7. No calefaccionar con cocinas u hornos.
8. Verificar que las llamas de los artefactos sean de color azul celeste; si arden de color amarillo o rojizo indican que está faltando oxígeno en la combustión y por los tanto se está produciendo monóxido de carbono, aun en un ambiente ventilado.
9. Las pantallas de gas se deberán utilizar solo en ambientes bien ventilados.
10. Los calefactores catalíticos deben estar colocados en ambientes ventilados.
11. No calefaccionar los ambientes con braseros u sistemas de combustión no autorizados. El brasero de por sí es un gran productor de monóxido de carbono.
12. Siempre tomar al precaución de los ambientes estén ventilados por más frío que esté.
13. Cuando se pongan en marcha motores de combustión interna (automóbiles, motogeneradores, motocicletas, cortadoras de césped, bordeadoras y cualquier otro artefacto de combustión interna) hacerlo al aire libre, dada la gran cantidad de gases tóxicos que emiten.
14. Verificar que los gases de escape de cualquier motor de combustión interna o artefacto de combustión, cualquiera sea su combustible no penetren en ambientes habitados.
15. Si es posible, adquirir y colocar detectores de monóxido de carbono en los ambientes habitados.

Como vimos la producción de monóxido de carbono depende de la cantidad de oxígeno presente en la combustión, cuanto menos cantidad de oxígeno más probabilidades de producir este gas fatal y éste se puede producir aun en un ambiente ventilado, si el artefacto funciona de manera inadecuada, o es un motor de combustión interna.
Una buena prevención es el mejor método de evitar este flagelo.

Dr. Carlos Alberto Espinosa y Dr. Gustavo Alberto Mauvecin


Home

Nosotros

Generalidades

Introducción

Tratamientos

Novedades

Indicaciones

Actividad Mundial

Informe General
Algunas Patologías

Contacto

Explicación


La MEDICINA HIPERBÁRICA es la rama de la ciencia que estudia los cambios fisiológicos
y fisiopatológicos de los seres vivos sometidos a presiones superiores que la atmosférica (BUCEO, TRABAJADORES BAJO PRESIÓN, CÁMARA HIPERBÁRICA) en su adaptación al medio y juntamente con la terapia de sus patologías asociadas.


________________________________________________________________________

  

Diseño y Mantenimiento © 2002 - WebMdP - @webmaster